¿Qué hacemos en caso de atragantamiento?


atragantamiento.png

Un atragantamiento puede producirse en cualquier momento: desayunando, cenando o en el caso de los niños, que todo se lo llevan a la boca, si ingieren una de las pequeñas piezas que componen el juguete que les acaban de traer los Reyes Magos. Si alguien se lleva las manos al cuello, no puede hablar, se pone de cierto color azulado o saliva por la boca son todo señales de que se está ahogando.


Ante un atragantamiento, se debe actuar con mucha rapidez. Según indica Samur-Protección Civil en su «Guía de Primeros Auxilios», uno de los presentes debe llamar al 112 mientras otra persona atiende a la víctima.

En primer lugar, si puede, hay que indicarle que tosa. Si no puede o no tiene fuerza, y está consciente, hay que iniciar compresiones abdominales de la siguiente manera:


- Maniobra de Heimlich: colócate detrás y abraza a la víctima por la espalda con los dos brazos. En esta posición y de pie, coloca una mano cerrada apoyando el puño con el pulgar sobre el abdomen, justo por encima del ombligo y por debajo del final del esternón y la otra recubriendo la primera.


- Inclina a la víctima hacia delante para facilitar la salida del objeto causante de la obstrucción.


- Presione en ese punto, en dirección hacia dentro y hacia arriba.

En el caso de embarazadas, personas obesas o menores de un año, las compresiones abdominales deben ser sustituidas por compresiones torácicas. De esta manera, presionaremos en el centro del pecho, que es la mitad inferior del hueso central del pecho de la víctima o esternón.

En los menores de un año, hay que colocar al bebé boca abajo con la cabeza más baja que el resto del cuerpo, sobre uno de sus brazos apoyado en sus piernas. Hay que alternar cinco golpes fuertes entre las escápulas con cinco compresiones torácicas, con dos dedos, en el centro del pecho.


En el caso en el que la víctima perdiera el conocimiento, hay que llamar al 112 y solicitar un desfibrilador externo semiautomático (DESA). A continuación, tumba a la víctima en el suelo boca arriba, e inicie compresiones torácicas de la misma manera que si de una parada cardio-respiratoria se tratase. Hay que realizar las compresiones hasta que la víctima tenga signos de vida, es decir, respire, tosa o se mueva o no pueda continuar más. Y, en cuanto lleguen los servicios de emergencias, hay que explicarles lo sucedido con todo el detalle posible.


Por último, toma nota de lo que nunca debes hacer:


- Administrar los primeros auxilios a una persona en fase de atragantamiento si se encuentra tosiendo y es capaz de hablar, ya que con tan solo la tos, puede desalojar el objeto de forma espontánea.

- Realizar compresiones abdominales a menores de un año: podría provocarles daños mayores.

- Realizar las compresiones fuera del lugar indicado, pues podría producir daños en costillas o intestino.

- Intentar extraer el cuerpo extraño con los dedos a ciegas del interior de la boca.


En resumen, si alguien se atraganta:

- 112: lo primero que hay que hacer es llamar a Emergencias

- Toser: si la víctima puede y está consciente, hay que indicarle que tosa

- Compresiones abdominales: inicia la maniobra de Heimlich. Abraza a la víctima por la espalda y presiona sobre el abdomen

Compresiones torácicas: en el caso de embarazadas, obesos y menores de un año

- DESA: si la víctima pierde el conocimiento, utiliza un desfibrilador externo semiautomático e inicia compresiones torácicas


Desde FORMAFOC impartimos un curso de formación en Primeros Auxilios diferente, personalizado a las necesidades de cada cliente, donde el alumno conoce y practica los conceptos básicos adquiriendo unos conocimientos suficientes que pueden ayudarle a salvar una vida.

#primerosauxilios #atragantamiento